viernes, 11 de agosto de 2017

Por qué dejé Facebook

Desde que me abrí mi primera cuenta en MySpace a los 17 años he usado las redes sociales muchísimo. Tengo cuenta en casi todas ellas... 



Siempre me gustó mucho la idea de mantenerse al día con las noticias y acontecimientos especiales en la vida de mis conocidos y conocidas, e incluso el poder conocer gente afín mediante las redes sociales.

Todos estaremos de acuerdo en que son unas herramientas geniales y  nos permiten hacer muchas cosas, pero también son muy adictivas.

Hace un tiempo desactivé mi cuenta de Facebook y desinstalé la aplicación del móvil. Me desconecté durante un tiempo de las demás redes sociales y el cambio me encantó.

Estaba más presente en el momento pero sobre todo estaba más feliz. Dejé de obsesionarme por la vida "perfecta" de los demás, dejé de comparar los progresos de otros con los míos y dejé de ver el lado negativo de las personas. 

Porque, admitámoslo, por más fotos perfectas que subamos, por más poses, filtros y aplicaciones de edición que usemos, siempre hay alguien que tiene algo negativo que decir. Para mi ese bombardeo de negatividad y de "vidas perfectas" fue demasiado.

Ahora he vuelto a las redes sociales pero con nueva perspectiva... ¿qué hago para evitar que me afecte?

Desde que volví a las redes sociales tengo un horario. Intento no mirar el móvil al despertarme, dejo mi teléfono en el bolso y solo uso las redes sociales lo justo y necesario para trabajar (después de todo llevar un blog y promocionarlo es un trabajo, pagado o no.)



Intenta limitar el uso de las redes sociales, borra tus aplicaciones del móvil si te hace falta para ganar perspectiva y verás como tu vida mejora en muchos aspectos. Y sobre todo, no compares tu vida con lo que ves de los demás en las redes, no olvides que todos compartimos nuestros mejores momentos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario